Jesucristo Hombre

¿Quien es Jesucristo Hombre?

¿Cual fue el propósito de su venida?

 

 


Desde el comienzo de la humanidad Dios se ha encubierto (Prov. 25:2) en diversos velos para manifestarse al hombre y cumplir su propósito:


En el Velo de Melquisedec: Se manifestó para recibir los diezmos de Abraham. (Heb. 7:3-4)

 

En el Velo de Moisés: Se manifestó como mediador del viejo pacto por 40 años

 

En el velo de Jesús de Nazaret: Se manifestó en carne para librarnos de la ley, del pecado y de la muerte (Rom. 8:2)

 

y se cumplió lo escrito: que murió, resucito y volvió a vivir (Rom. 14:9)

 

Entonces Dios en su decreto:

 

“Escogió lo vil y despreciado del mundo” para avergonzar a los sabios. Así se manifestó de nuevo en Jesucristo Hombre. (1 Cor. 1:28 ) y con propósitos gloriosos!

 

Vino un 17 de diciembre de 1973 la Mente de Cristo y se manifestó en el Dr. José Luis de Jesús Miranda.

 

Cumpliéndose lo escrito en el Evangelio de Gracia: Conforme a (Heb. 9:26) en su segunda manifestación, Jesucristo aparecería sin relación con el pecado, para revelarnos lo escrito en el Evangelio de la Incircuncision, escrito en 14 epístolas por el Apóstol Pablo. Recordándonos lo que Dios nos concedió a través de su sacrificio en la cruz.

 

¡Lo que nos han ocultado por más de 2000 años y no quieren que lo sepamos!

 

 

Vino como “El Otro”: (1 Cor. 3:10)

 

* Yo como perito arquitecto (dice Pablo) puse el fundamento (JC) y otro (JH) edifica encima, pero mire cada uno como sobreedifica. Jesucristo Hombre edifico la iglesia de Cristo por 40 años y hoy la sobreedifica.

 

 

Vino Como “El Consolador” (Juan 16:13)

 

* A consolarnos con el Espíritu de Verdad, el mismo que estuvo en JC nos enseñó todas las cosas. Nunca hablo por su propia cuenta sino conforme a lo escrito en el evangelio de gracia revelado al pablo en el tercer cielo.

 

 

Vino como “Mediador”

 

*A mediar el Nuevo Pacto por 40 años: porque hay un solo Dios y un solo Mediador entre Dios y los hombres: Jesucristo Hombre (1 Tim. 2:5).

 

 

Vino como “la Raíz de Isaí”

 

*(Isaias 11:) Tendría el mismo Espíritu de Jesucristo, espíritu de sabiduría, de conocimiento, no conocería a nadie en carne, sabría dividir carne de espíritu (2cor 5:16).

 

 

Vino como “el Regidor de los Gentiles” (Rom 15:12)

 

*El Apóstol Pablo fue llamado ministro a los gentiles, pero lo mataron en Roma y nunca llego la gracia a las naciones hasta que JH se levantó para llamar a los gentiles a la Fe del Evangelio de Gracia:

 

 

Vino para aclarar lo oculto de las tinieblas y manifestar las intenciones de los corazones (1 Cor. 4:5)

 

 

Vino para enseñarnos a juzgar los secretos de los hombres conforme al evangelio de pablo (Rom. 2:16)

 

 

Vino a Confirmarnos con la Predicación del Evangelio de Gracia para revelarnos el misterio oculto desde tiempos eternos (Rom. 16:25)

 

 

Vino para exaltar que Jesús saco a la luz: la vida y la inmortalidad, por su sacrificio y a revelarlo al mundo por el Evangelio escrito por el Apóstol Pablo (2 Tim. 1:9)

 

 

Vino para alumbrarnos los ojos del entendimiento (Efe.1:18) con la luz del glorioso Evangelio de Cristo:

 

 

La sabiduría predestinada para nuestra gloria (2co 2:7)

 

 

Vino para formar la Mente de Cristo en nosotros: (Gal. 4:19) Hoy andamos como dioses (Sal. 82:6) confesando la palabra de su poder.

 

 

Vino para enseñarnos a llevar la muerte de Jesús por todas partes para que la vida de Jesús se manifieste en nuestros cuerpos mortales (1 Cor. 4:10)

 

 

Vino para enseñarnos como “El Gran Pastor” A guardar la Unidad del Espiritu y para llamarnos a obedecer a la fe por medio de la gracia y apostolado (1 Cor 1:10 ,Rom 1:5)

 

Su siembra no fue en vano. Hoy seguimos en su poderosa sobre edificación creciendo en gracia y con apostolado, disfrutando el resplandor de su venida porque:

 

Vino para enseñarnos el misterio de la voluntad de JC, al revelarnos las riquezas del pleno entendimiento de su Gracia (Efes. 1:9)

 

 

Vino para salvarnos en nuestras mentes con la locura de su predicación, para así reinar en vida sobre toda circunstancia (1 Cor. 1:21)

 

 

Vino para edificarnos sobe el único fundamento que nadie puede quitar, el cual es: “Jesucristo. “ (1 Cor. 3:10)

 

 

Vino para enseñarnos que Jesucristo triunfo en la cruz al llevar toda maldición para bendecirnos con toda bendición. (Efe. 3:1)

 

 

Vino para enseñarnos que Jesucristo, por medio de la muerte, destruyo al que tenía el imperio de la muerte, esto es al Diablo. (Heb. 2:14)

 

 

Vino para transformar nuestras mentes por medio de la Renovación de nuestro entendimiento con la Ciencia de su Gracia, (Rom 12:2)

 

 

El unico poder (Rom 1:16) que muy pronto transformara nuestros cuerpos a la semejanza de la gloria de Jesucristo. (Rom. 12:2 & Fil. 3 :21)

 

La siembra de JH no fue en vano.

 

 

Hoy vemos el fruto de su Apostolado en muchas vidas transformadas. ¡Seguiremos en su poderosa sobre edificación, Creciendo en Gracia y disfrutando el resplandor de su venida… hasta que venga la gloriosa transformación! ¡Abba padre!

 

 

Regresar